Mamá trabajadora por 15 horasPero si yo ya estudié!

¿Qué hacer cuándo no se tiene voz ni mucho menos ánimo para estudiar para el parcial de ciencias de segundo grado? Pues muy fácil…descansar y mandarle una nota a la maestra explicándole la enfermedad. Pero la cosa en mi caso no es tan fácil, porque la enferma no es la niña sino la madre…y de esa simple afirmación me vienen dos preguntas: ¿Por qué coño ahora parece que la escuela la tienen que hacer también...
Yajaira Chung9 años ago14714 min

¿Qué hacer cuándo no se tiene voz ni mucho menos ánimo para estudiar para el parcial de ciencias de segundo grado? Pues muy fácil…descansar y mandarle una nota a la maestra explicándole la enfermedad.

Pero la cosa en mi caso no es tan fácil, porque la enferma no es la niña sino la madre…y de esa simple afirmación me vienen dos preguntas:

  • ¿Por qué coño ahora parece que la escuela la tienen que hacer también los padres?
  • ¿Cómo descansar pasados los treinta cuando ya mi mamá no vive conmigo para cuidarme y las responsabilidades mías es hacer que los otros (hijos) cumplan con sus responsabilidades?

El tema escuela definitivamente merece un post completo. Es que hay que ver, trabajos imposibles que hagan los niños solos, exámenes kilométricos que hacen que los papás tengan que hacer un cuidadoso horario para ver toda la materia, en fin, un sistema educativo en el que si el padre se descuida…de una, el niño se saca cero.

Tengo que investigar si esta “moda” es sólo en Costa Rica o es una cosa de la educación moderna, que dicho sea de paso me tiene de narices y haciendo por segunda vez la escuela.

Y si a esa “gran responsabilidad” de volver a aprender el ciclo hidrológico le sumamos un resfrío de aquellos que hacen que no querramos poner un solo dedito en el suelo, pues ya les cuento. Sino fuera porque el padre de las criaturas se arremangó y adoptó la actiutud de “aquí yo me encargo de todo”, no se qué hubiera pasado. Eso sí, de todo todo, uno solo no se puede encargar, en mi familia para funcionar se necesita un papá o mamá por cada hijo, osea, que vamos empate, hay dos y dos.

Mi meta de esta semana es…fluir…fluir…y fluir…bola negra a todo virus, bacteria y demás que impidan un apacible descanso de algún miembro de la familia. Del exámen de mate y español creo que si no me podré escapar.

Yajaira Chung

Periodista, MBA. Directora de Grandes Empresas y Revista EKA

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

EKA Consultores, 2021 © All Rights Reserved