Mamá trabajadora por 15 horasLa vida y la muerte: imposibles de separar

¿Cómo vivir la vida sin pensar en la muerte? Aunque la pregunta suene un poco tonta, por más ilógico que parezca, yo creo que eso lo podemos hacer muy bien no creen. Uno de los problemas de la cultura occidental es eso, o no se habla cotidianamente de la muerte o nos quedamos petrificados del miedo pensado en ella por aquello de…y si caigo al infierno. A mí particularmente me llama mucho la atención saber...
Yajaira Chung9 años ago12176 min

¿Cómo vivir la vida sin pensar en la muerte? Aunque la pregunta suene un poco tonta, por más ilógico que parezca, yo creo que eso lo podemos hacer muy bien no creen.

Uno de los problemas de la cultura occidental es eso, o no se habla cotidianamente de la muerte o nos quedamos petrificados del miedo pensado en ella por aquello de…y si caigo al infierno.

A mí particularmente me llama mucho la atención saber que CUALQUIERA de nosotros puede desaparecer y todo seguirá exactamente igual, y sigue exactamente igual porque cada día vuelan de este mundo miles de personas.

La vida y la muerte, la muerte y la vida, ¿Cual será la dirección correcta?.

En mi caso yo sí creo en mi Dios que algo, no se qué, hará conmigo una vez deje este cuerpecito que alberga mi alma hoy. Estoy convencida, y llena de fe no hay otra explicación, de que luego de partir de la tierra nos vamos para algún lado. Y sólo muy pocas veces me entra la angustia de que al morir desaparecemos…

Definitivamente la fe que me dio mi religión en estos casos, como casi siempre, tiene grandes ventajas. Y es que la fe es eso, esperanza y optimismo porque sentimos que alguien allá arriba nos quiere mucho.

Mi problema con la muerte viene de dos fuentes:

  • Cuando pienso en la muerte de un ser querido, lo que me angustia es saber que no lo volveré a ver. Me consuelo recordando que Dios lo espera, pero que carajos, la ausencia definitiva de personas muy muy queridas debe ser simplemente horrorosa, y digo debe ser, porque (toco madera), todavía no me ha tocado tan de cerca. Para lidiar con esta preocupación, nuevamente pienso que Diosito me dará la fuerza necesaria para seguir adelante.

  • Y desde que soy madre, como no, viene la famosísima preocupación de ¿qué les pasaría a mis retoños si yo falto mientras todavía no se puedan valer por ellos mismo? Por supuesto, que como toda madre controladora, estoy absolutamente convencida de que nadie de nadies podría cuidarlos como yo y que tendrían una infancia durísima sin mí. Pensamiento éste sumamente ególatra por supuesto, dado que no dudo ni por un minuto de que soy irremplasable e importantísima.

    Claro que me imagino que a la larga crecerán y tendrán sus familias y sus  vidas…conmigo o sin mí.

Últimamente me ha dado por pensar que la verdad no entendemos nada. Nos preparan para pasarnos toda la vida trabajando y haciendo plata, luchando por casas mejores, carros mejores y cómo no, pensiones mejores. Pero si tarde o temprano todos nos morimos…no hubiera sido mejor utilizar el tiempo siendo más felices y menos estresados.

Pero… ¿y si llegamos a viejitos sin un cinco y nos morimos sin poder heredarles a nuestros hijos algo de fortuna (porque la que les espera madre mía…)?

No se, creo que yo lo que le pido a Dios es que me de la capacidad de disfrutar de mi vida y mi familia al mismo tiempo que trabajo y me parto en cuatro para atender todas mis obligaciones (que ya ves que sin son mías será porque yo me las busqué).

Y así muy bajito, todos los días también le pido que me deje en este mundo hasta que  mis hijos ya sean adultos.

Yajaira Chung

Periodista, MBA. Directora de Grandes Empresas y Revista EKA

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.