Mamá trabajadora por 15 horas“Single sex education” o escuelas solo de niñas o niños

Mi periplo para escoger escuela para mis  hijos ha sido grandes, y cuando digo grande, es grande. A ratos me parece una decisión importantísima que tendrá un impacto casi infinito en sus vidas. Y luego más bien pienso que la verdad, a la larga no puede ser tan importante. Con el rabo entre las piernas les confieso que fallé, o por lo menos la primera escogencia terminó pareciéndome que no era la mejor. Luego de...
Yajaira Chung9 años ago2361510 min

Mi periplo para escoger escuela para mis  hijos ha sido grandes, y cuando digo grande, es grande. A ratos me parece una decisión importantísima que tendrá un impacto casi infinito en sus vidas. Y luego más bien pienso que la verdad, a la larga no puede ser tan importante.

Con el rabo entre las piernas les confieso que fallé, o por lo menos la primera escogencia terminó pareciéndome que no era la mejor.

Luego de una larga estadía de más de tres años en una guardería o “cole para bebés”, escogí la que pensé sería la institución educativa en la que mi hija pasaría los próximos 13 años de su vida, desde los 5 hasta entrar a la universidad.

Y por esas cosas de la vida, luego de cuatro años, empezamos mi esposo y yo a cuestionarnos si no habría otra opción mejor (según nuestro criterio claro).

Empezamo a ver las escuelas de la zona. En un principio lo que nos movía era encontrar alguna que fuera buena y bilingue, osea que lograra que la niña al crecer pudiera funcionar igual en inglés o en español, porque dejémonos de cosas sino “speak english, no encontrar un buen trabajo”.

Y como el que busca encuentra, había un opción, que bueno, al principio no era opción para mí, pero al final…me sedujo sin problemas. ¿Y por qué no la consideré al principio? pues porque aplican lo que se conoce como “single sex education” o “educación diferenciada”. ¿Y esto cómo se come? pues las niñas van por lado en un edificio y los niños por otro.

¿Quéeeeee, pero si eso es del siglo antepasado? dije yo la primera vez que lo oí, “nada que ver, la vida no es así, no es real”, continué argumentándole a mi esposo.

Y si usted quiere investigar sobre el tema, en internet hay millones de estudios e información. Así que yo lo que voy a hacer es contarles mi historia, una especie de “caso de éxito”, hasta nuevo aviso, porque claro, la niña todavía no interactúa en el mundo “real”, ese al que todos llegamos tarde o temprano cuando crecemos.

La primera vez que la llevé a la nueva institución, a un día de prueba, salió que digo contenta, contentísima, lo cual me extrañó mucho porque ella era feliz en su antigua escuela. ¿Y por qué te gustó tanto? le pregunté, “bueno pues porque todas las chiquitas son muy buena gente y es un ambiente muy relajado”, me contestó.

Mmmm… eso era lo que percibí yo cuando recorrí la institución, pero ¿un montón de mujeres juntas, solo mujeres? mis prejuicios preconcebidos me decían que eso debía estar lleno de chismes y envidias (pero si las mujeres no son solo eso!!! me dije a mi misma después).

Bueno, el caso es que una cosa llevó a la otra, finalmente pasamos de escuela a la niña de mis ojos y ahora son solo alegrías y buenos resultados. Enumero las ventajas que he visto hasta ahora:

  1. Sin hombres las niñas no tienen que preocuparse si alguna es más popular que otra entre el sexo opuesto, osea no hay que impresionar tanto.

  2. Siendo todavía muy niña -8 años- ya hablaba todo el día de novios y besos, horror de horrores!!!!  yo quiero que su niñez se alargue lo más posible.

  3. Me cuenta que disfruta mucho en el recreo y durante las clases, porque ya no hay niños pegándole bolasos o molestándola.

  4. El ritmo de aprendizaje en el aula va más acorde a sus capacidades. Por ejemplo, es un hecho que para animar a las mujeres hay que ponerlas a hacer actividades donde tengan que cooperar y a los hombre hay que ponerlos a competir, cosa que pone nerviosa a las mujeres. En el colegio de ellas hay dos recreo más o menos largos, y en el de ellos hay 4 recreos más cortos, pues sus períodos de atención son menores y necesitan descargar fuerzas. Las niñas desarrollan destrezas verbales y de lecto-escritura entes, por lo que las tareas y conocimientos que van adquiriendo están diseñados de esta manera, como me dijeron una vez, una maestra que da clases tanto a hombre como mujeres, tiene enfrente dos aulas con características y destrezas muy distintas aunque no lo sepa.

Y bueno, así podría seguir y seguir. Las desventajas todavía no las he visto, porque cuando se relaciona con hermanos de sus amiguitas o primos y hombres en general lo hace muy bien, lo que sí he notados es que en esa escuela hacen niñas muy seguras de si mismas -les trabajan mucho la autoestima y prestan atención a cualquier problema- y eso sirve para “la vida”.

Hasta aquí mi experiencia. Pasarla de escuela fue una decisión muy dura y hasta ahora, una decisión de la que estoy totalmente convencida, algo raro en mí porque siempre dudo de todo.

Yajaira Chung

Periodista, MBA. Directora de Grandes Empresas y Revista EKA

2 comments

  • Ligia Quirós

    2012-09-07 at 16:42

    Pobrecita esta niñita el día que tenga que enfrentar la realidad sobre cómo deben ser las sanas relaciones entre ambos sexos. Le pasará las de mi pobre prima que estudió en colegio solo de mujeres y, el día que llegó a la Universidad fue tan traumante y se asustó tanto que, al día de hoy, aún tiene ese mal recuerdo.

    Reply

  • Irene Alcántara

    2012-09-18 at 02:50

    Bueno Ligia, te cuento que yo también tuve compañeras que cuando entraron a la U se truamaron por otro montón de cosas… luego de 13 años de haber estudiado con hombres.
    Yo creo creo que nada en la vida es balnco ni negro.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

EKA Consultores, 2021 © All Rights Reserved