NicaraguaNotas GlobalesNicaragua: Fin del INSS, un viejo mito

“Para que quiebre, tiene que quebrar primero todo el Estado. No hay nada de esa situación, yo no la veo tan apocalíptica”, sostiene * Mi pregunta es al actuario, cuáles fueron las matrices que utilizaron para llegar a ver “el fin”. A partir de allí vamos a conversar”, cuestiona * De los extraños estudios y un engaño miserable: “De repente te dicen que no vayas a salud porque si vas disminuirá tu pensión» Manuel Israel...
Yajaira Chung11 años ago130622 min

“Para que quiebre, tiene que quebrar primero todo el Estado. No hay nada de esa situación, yo no la veo tan apocalíptica”, sostiene * Mi pregunta es al actuario, cuáles fueron las matrices que utilizaron para llegar a ver “el fin”. A partir de allí vamos a conversar”, cuestiona * De los extraños estudios y un engaño miserable: “De repente te dicen que no vayas a salud porque si vas disminuirá tu pensión»
Manuel Israel Ruiz, experto en seguridad social.
En los últimos dos años se ha discutido con fuerza el tema del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social y el sistema de pensiones en el país, sobre todo impulsado por las exigencias del Fondo Monetario Internacional (FMI), que ha exigido una propuesta sobre el futuro de la institución.

Sin embargo, para algunos especialistas el panorama no es tan dramático como parece, ya que el INSS es una institución del Estado y está ligado estrechamente a él. Uno de ellos es Manuel Israel Ruiz, experto en seguridad social y asesor de diferentes instituciones para legislación de seguridad social.

Según él, el Sistema no va a colapsar, ya que se pueden aplicar una serie de medidas correctivas para enderezar la ruta que lleva esta entidad, rechazando estudios de consultores internacionales que sostienen el fin del INSS entre 2017 y 2022.

Por otro lado, cuestiona los fondos que el Banco Mundial otorgó para el impulso de la privatización del sistema de pensiones, aun sabiendo que no iba a funcionar. Ahora sólo quedó la deuda externa.

Cuando se habla del INSS, en lo primero que se piensa es su situación actuarial, de la propuesta para reformarlo. Realmente, ¿el INSS está quebrado?

Sobre esto me pongo a revisar lo ocurrido en Argentina, en Alemania, después de la Segunda Guerra Mundial, me pongo a ver qué pasa en Grecia actualmente que le acaban de dar 780 mil millones de euros. Estaba quebrado, entonces queremos ver a un Seguro Social robusto corriendo los cien metros en ocho segundos, en una economía totalmente colapsada. En ese mundo está el Seguro Social. El argumento que se dio en 2000 era que el INSS iba a colapsar expresado en el estudio actuarial de (Eduardo) Melinsky.

Pero ¿por qué va a colapsar? ¿Cuáles son los referentes que me van a indicar que va a colapsar? Para que el INSS quiebre tiene que quebrar todo el Estado. No hay nada de esa situación, yo no la veo tan apocalíptica. Realmente, veo que el asunto de uyuyuy de que va a quebrar no es bueno para nadie. Primero, porque el asegurado que se podría afiliar la piensa y dice que como va a quebrar, mejor no se afilia. Mejor voy a evadir la responsabilidad, tenemos que buscar un mensaje que dé garantía de su presente y de su futuro.
El mito miserable
Pero hay estudios que indican un futuro difícil para la seguridad social… El estudio actuarial indica que la tasa de cotización es de 13 para IVM (Invalidez, Vejez y Muerte), siete para el empleador, cuatro el empleado, esto es sólo para IVM. De repente te dicen que no vayas a salud porque si vas a salud va a disminuir tu pensión. Es un mito miserable que va en contra de usted, puede ir un millón de veces al centro de salud, porque, realmente, ésta es otra tasa de cotización. Por lo tanto, no va a perturbar mi futuro de pensión, porque si no voy, el INSS no me va a dar ni un peso más de premio porque nunca fui a una Empresa Médica Previsional, entonces el asunto de que si es en 2021 o en 2022 la quiebra del INSS, no es preciso.

Mi pregunta es al actuario: ¿Cuáles fueron las matrices que utilizaron para llegar a eso? A partir de allí vamos a conversar. Ya he conocido tres momentos del INSS. En 1972 el INSS estaba colapsado por el terremoto, y se dijo que ya iba a quebrar; llegamos al 79 y no había con qué pagar las pensiones y que el INSS iba al colapso; luego vino la inflación (de los años ochenta) que también iba al colapso. Y el INSS va recuperándose dentro de la economía que tiene este país.

Por lo tanto, si usted me pregunta que si va a colapsar o a quebrar, yo digo que está fatigado pero no quebrado. Fatigado, que requiere ampliar su cobertura. De un 26 por ciento la PEA es de 2 millones, y apenas tenemos un tercio, unos 500 mil. Tenemos que ampliar la cobertura a los sectores informales, a las domésticas, a los trabajadores del campo. Necesitamos ampliar la cobertura, digamos con creatividad, no podemos seguir así. El INSS tiene 53 años de vigencia, de 1957 a 2010, y no podemos seguir con el 26 por ciento de cobertura. Tenemos que empujar más.

En los últimos cinco años, ¿cuánto ha crecido la cobertura del INSS?
El INSS ha crecido entre 1.75 y dos por ciento más o menos. En relación con la PEA.

¿La perspectiva de que el INSS va a quebrar en 2017 y 2021 es un mito?
Yo diría que sí. Claro que si la Asamblea Nacional continúa haciendo esos parches no vamos a llegar al 21, pero nosotros tenemos que hacer una sola ley, una que responda al país. Digamos que se sienta realmente, no como se hizo en El Salvador o como se hizo en Chile.

Pienso que el INSS debe entrar en un proceso responsable de reforma, hacer una nueva, una ley que responda a la sociedad nicaragüense en la que todos pongamos un poquito.

¿Cuánto necesita el INSS para mantenerse en punto de equilibrio?
Una cuestión importante es que hay salud, pero no a gusto. Siempre lo que se llama el índice de dependencia –que es la relación activos pasivos– me divide los 500 mil asegurados por los 46 mil pensionados de vejez. La relación es 5-6. Uruguay tenía uno a uno. (Es decir, que cada trabajador asegurado, sostiene a uno). De tal manera que uno de los indicadores de dependencia es que en la medida que se aleja la relación (mayor número de cotizantes y menor el número de pensionados) significa que el seguro se está recuperando vigorosamente, ¿y cómo lo vamos a recuperar? Extendiendo la cobertura.

¿Cuánto necesita el INSS?

Yo no voy a especular como decía Melinsky, que se necesitan 70 mil millones, pero ¿cómo sacaste eso? Yo le digo, es como que en Iniser todos sus asegurados choquen hoy, no podrá pagar a todos. Esa es una probabilidad. No todos vamos a llegar a los 60 años el mismo día. El INSS necesita esa cantidad, pero en el largo plazo. Por lo tanto, ese es otro mito de que en la alcancía necesitás tener tantos miles millones. Sí, hay que tenerlos bien administrados y bien invertidos, pero yo no podría especular porque sería realmente irresponsable.

Asegurar hasta a los informales
Para este año el gobierno presenta una propuesta a todo el país sobre qué van a hacer con el INSS. ¿Hacia dónde apuntaría una propuesta de este tipo?
Para hacer una reforma uno ve el pasado, el presente y el futuro. ¿Qué ha sido del pasado, estos 53 años, cuáles han sido los problemas?
¿En el presente, cuáles son los problemas? Uno de ellos es que la economía va adelgazando. Parece que la vinculación laboral es el sector informal. En Latinoamérica está creciendo más el sector informal porque al empleador le conviene más. El Seguro Social debe decir: voy a afiliar a todo aquel que tenga ingresos. Usted me va a pagar seguro social quiera o no quiera, porque para ustedes va a llegar el momento en que lo va a necesitar. Entonces, el primer punto es ampliar la cobertura con esa filosofía no sólo con vinculación laboral, sino con toda persona que tenga ingresos.

El segundo es el rompimiento del techo salarial. No puede ser que el que gane 100 mil córdobas, pague por 37 mil córdobas. Tiene que pagar por el todo.

¿Por qué se da eso que quienes ganan más pagan menos en el seguro social?
Porque la Ley de 1982 estableció pensiones de 36 mil 018 córdobas y no establecía techo. Al presidente (Arnoldo) Alemán se le ocurrió reformar el artículo 85 del reglamento, y estableció los famosos 1,500 dólares de techo para las pensiones, y estableció el techo de 37 mil córdobas.

Esto es un retroceso, ya que el que gana 20 mil paga por 25 %, entonces el que gana cien mil sólo paga el 3 %.

Un tercer problema es que la institución debe buscar un seguro complementario, que bien puede ser mixto. Es decir, un sistema solidario. De tal manera que el Seguro Social debe caminar por la incorporación de un sistema que complemente la atención del sistema público. Pero esto debe ser obligatorio, un sistema complementario voluntario no sirve para nada.
Otros derechos del asegurado
Otro de los asuntos que debemos analizar es el referido a los derechohabientes cuando hay distintas compañeras, cuando hay esposas y está la otra compañera, el marido, todas esas cosas hay que verlas, hasta qué edad el niño va a estudiar. Todas esas cosas tienen que ser analizadas, encaminadas a que el Seguro Social vea lo financiero y también vea lo social, y que ambos se complementen y que vean lo que es socialmente aceptable y financieramente factible, para que ambos puedan caminar y sea de consenso.

Considero que toda reforma de futuro debe ver los problemas que el INSS ha mantenido en los últimos 50 años. Si no hacés una ley, hay que ver a qué responde esa ley, o si dejamos los mismos problemas pendientes. Tenemos que buscar una ley que resuelva los problemas del INSS, que evite que el empleador evada la declaración de forma absoluta o de forma relativa. A veces el empleador evade en forma relativa: usted gana 30 mil, pero al INSS reporta por 20. Su pensión será por 20, él esta evadiendo relativamente porque no está informando por los 30, sino que por los 20.

Para el establecimiento del Sistema de Ahorro de Pensiones (SAP) se destinaron 20 millones de dólares. ¿Qué pasó con ellos?
Mire, yo hice un librito que se llama “La Privatización que Sangra”. Y por aquí hay otras cositas. A veces no me puedo explicar cómo los organismos financieros internacionales prestaban dinero a borbollones. Esos 20 millones de dólares en este país es mucho dinero. Los préstamos y todo eso que está aquí son la Ley 340. Comenzaron a hacer leyes, crearon un aparato, usted iba a la Superintendencia de Pensiones, donde todo mundo andaba de saco negro, camisa blanca, era todo un espectáculo.

¿Qué le quedó al país? La deuda de 20 millones que el país debe pagar. ¿Quién se hace responsable por eso?

¿Pero es una deuda que está allí?
Es parte de la deuda, con el Banco Mundial.

Lo que más asombra es que nadie ha dicho nada sobre este derroche que ahora es deuda pública.

El Banco Mundial es el primero que debería estar cuestionado, porque realmente dice: yo doy estos 20 millones para una cosa que sabía que no iba a funcionar. Para que eso fuera posible, se debería tener en ese entonces un salario mínimo, en el año 2000, de 300 dólares. Y en ese momento no excedía ni cincuenta dólares. Entonces, ellos lo impusieron a fuego. Pero dieron esos 20 millones. ¿En qué se gastaron, dónde están?

Pero finalmente se echaron para atrás, ¿por qué?
Se dieron cuenta. Yo escribí en EL NUEVO DIARIO lo que se conoce como las diez tesis para no implementar el sistema de Ahorro para Pensiones. Y una de las que mencionaba era el costo de transición, de las pensiones mínimas. Porque para el 90 por ciento de los cotizantes, al llegar al fin de la vida laboral, el SAP me dice: lo que me cotizaste es poquito, entonces va una pensión mínima a cargo del Estado. Sólo el 10 por ciento tenía opción de contar con una pensión en el SAP. Entonces el Estado se iba a hacer cargo de lo que no se estaba haciendo el sistema privado. Y dijeron: ‘Esto va a ser impagable’.
¿Por qué insisten, entonces?
El Banco Mundial sí sabía eso, y por eso lo insistimos nosotros una vez en la sede del Banco Mundial cuando tuvimos una teleconferencia con unos de Inglaterra. Les dijimos que no era necesario. Sólo era aplicar simple aritmética, Nicaragua es un país pobre, no es necesario meterlo en una computadora con un modelo actuarial complicado.

Fuente
Luis Núñez Salmerón
http://www.elnuevodiario.com.ni

Yajaira Chung

Periodista, MBA. Directora de Grandes Empresas y Revista EKA

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

EKA Consultores, 2021 © All Rights Reserved