Costa RicaNotas GlobalesNoticas DestacadasDesarrollo Electrizante

Por: Francisco Masís Holdridge. Los ríos siguen corriendo mientras las represas se quedan estancadas en una pila de burocracia de papel. Y mientras tanto los costos de la producción industrial se ven alzados cada vez que suben las tarifas eléctricas. La Cepal, nos colocaba como uno de los países con menores tarifas eléctricas en el 2010, sin embargo, la falta de inversión en el sector y el atraso en los grandes proyectos ponen en duda...
Yajaira Chung10 años ago118677 min

Warning: Trying to access array offset on value of type bool in /var/www/wptbox/wp-content/themes/newstar/views/post/single/standard.php on line 10

Por: Francisco Masís Holdridge. Los ríos siguen corriendo mientras las represas se quedan estancadas en una pila de burocracia de papel. Y mientras tanto los costos de la producción industrial se ven alzados cada vez que suben las tarifas eléctricas.

La Cepal, nos colocaba como uno de los países con menores tarifas eléctricas en el 2010, sin embargo, la falta de inversión en el sector y el atraso en los grandes proyectos ponen en duda de que esa sea nuestra misma situación para los años futuros.

Sin embargo, ahí donde el ICE ha tenido dificultades para generar una nueva serie de proyectos que nos aleje una vez más de nuestra dependencia del petróleo, los generadores privados, que con las dificultades del caso han incursionado en los procesos eléctricos están ansiosos de revender a las redes de suministro eléctrico nacional sus excedentes en energía eléctrica producida. Y es que es bien claro, que el excedente de cualquier generador privado tiene un costo menor, para el consumidor y para el ambiente, que la quema de combustibles fósiles a la que recurrimos cuando el agua del Arenal se nos empieza a secar.

Los industriales, quedan emocionados, energía a menor costo es directamente producción más barata y condiciones más competitivas, ya que pocas variables afectan tan directamente el costo de la producción industrial como el dinero que alimenta las máquinas eléctricas que trabajan día y noche generando, junto con su producción, empleo y desarrollo económico para el país.

Y ciertamente no hay que olvidar, que para todos nosotros, ticos incapaces de comprender que hay que usar tanta luz natural como sea posible, comprar bombillos eficientes y que hay que desconectar los aparatos eléctricos que no estamos usando, tener precios menores, para la electricidad que irresponsablemente usamos, es siempre una buena noticia.

Pero la emoción se queda en espera dado que existen restricciones legales e institucionales para usar esa electricidad. El ICE, pionero en el desarrollo de infraestructura eléctrica en Centroamérica y una de las instituciones que durante décadas ha mantenido los precios eléctricos en los niveles más bajos de la región (si no el más bajo), se ha mostrado reticente en abrir su monopolio para solventar, en el sector privado, las deficiencias de esos últimos kilovatios por los que actualmente quema combustibles fósiles, con un alto costo para los consumidores.

La Aresep, que es quien regula los precios, busca siempre establecer las menores tarifas posibles según los costos, sin embargo, si los costos generados por la quema de combustibles son altos, la Aresep debe subir las tarifas. No importa si una mejor administración pudiese disminuir los costos, sólo se toma en cuenta los costos que son, independientemente de si los mismos son generados por ineficiencias en el esquema de producción y distribución de los recursos. Esto genera un incentivo perverso hacia la ineficiencia eléctrica.

Así que caemos inevitablemente en un impasse. Queremos energía barata. Tenemos los medios para conseguirla, pero no tenemos la voluntad de hacerlo por lo que los excedentes baratos de los generadores privados se terminan desperdiciando mientras quemamos petróleo para mantener el televisor encendido.

Mientras tanto, no sabemos si los sistemas burocráticos impiden avances en la situación o si el mismo esquema de incentivos que coloca a la cabeza de la gestión de recursos energéticos en la cabeza de un participante (el Ministro de ambiente y energía ocupa la vicepresidencia del operador dominante, RECOPE) también genera incentivos perversos para que la situación eléctrica no se resuelva del todo.

Finalmente no les queda más a los generadores que pedir una ley de electricidad que les permita participar en condiciones de competencia en el mercado eléctrico nacional, los consumidores quedamos a la espera de menores precios para ayudarnos a producir (o consumir) a mejores precios. Y el MINAET que debería ser el ente rector, tiene conflictos de intereses que ponen en duda su interés en resolver el problema.

Yajaira Chung

Periodista, MBA. Directora de Grandes Empresas y Revista EKA


Warning: Trying to access array offset on value of type bool in /var/www/wptbox/wp-content/themes/newstar/views/prev_next.php on line 8
previous
Ofertas de Empleo Gerencial

Warning: Trying to access array offset on value of type bool in /var/www/wptbox/wp-content/themes/newstar/views/prev_next.php on line 34
next
Starbucks exporta desde aquí modelo agrícola

One comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

EKA Consultores, 2021 © All Rights Reserved