Costa RicaNoticiasHotel y Apartamentos para adulto mayor abre en San José

Centro integral Bello Horizonte cambia el paradigma de atención al adulto mayor ¿Se imagina un lugar cuyo concepto sea el de un hogar tipo hotel donde los adultos mayores pueden disfrutar de su retiro con atenciones de alta calidad, confort, buena gastronomía, salón de belleza, servicios médicos y terapia física a la mano y hasta actividades y capacitaciones? Este innovador concepto llega al corazón de San José con la apertura de Hotel y Apartamentos Bello...
Nuria Mesalles4 días ago10322 min
https://ekaenlinea.com/wp-content/uploads/2021/04/Screen-Shot-2021-04-26-at-10.07.35-AM-e1619453643139.png

Centro integral Bello Horizonte cambia el paradigma de atención al adulto mayor

¿Se imagina un lugar cuyo concepto sea el de un hogar tipo hotel donde los adultos mayores pueden disfrutar de su retiro con atenciones de alta calidad, confort, buena gastronomía, salón de belleza, servicios médicos y terapia física a la mano y hasta actividades y capacitaciones?

Este innovador concepto llega al corazón de San José con la apertura de Hotel y Apartamentos Bello Horizonte.

La idea es introducir una infraestructura que brinde espacios cómodos, seguros y adecuados para el cliente. El nuevo centro cuenta con habitaciones privadas y compartidas con sus baños privados, servicio de alimentos cinco veces por día, y un programa diario lleno de actividades terapéuticas, sociales y recreativas. La inauguración oficial se realizará el 22 de abril con el fin de ser el más atrayente en Costa Rica para cuidar y habilitar a la gente en sus años dorados.

“Abrimos este lugar con el objetivo de cambiar el concepto de atención al adulto mayor en Costa Rica. Nuestro novedoso concepto deja de lado la percepción que tienen las personas de que los lugares de cuido de ancianos son centros de abandono. En Bello Horizonte llenamos su vida de alegría, calidad, salud y sonrisas”, afirmó Ana Isabel Alvarado Cerdas, directora de Bello Horizonte.

La directora opina en este lugar como una “universidad para el adulto mayor”. Dice que en muchos lugares de cuido de adulto mayor, los residentes realizan pocas actividades, pasando la gran parte del tiempo viendo televisión.

“Nosotros vamos más allá de eso. Nuestros programas y actividades son muy importantes para las personas de tercera edad, buscando su habilitación y estimulación diaria, con el fin de fomentar la socialización y calidad emocional. Permitiéndole, así, a la persona adulta mayor vivir la etapa de la vejez desde la óptica del bienestar integral y de disfrutar de forma saludable el aquí y el ahora; como un principio de valorar la vida a cada instante”, dijo Ana.

Una alternativa más feliz

Dean Paquette, el dueño canadiense de Bello Horizonte con su esposa belga, Anne Michele, antes eran dueños de la marca Z Gastro Bar en Quepos. Pero se dieron cuenta de que Costa Rica tenía una gran necesidad de un centro de atención al adulto mayor limpio, moderno, luminoso, como una alternativa a los otros “muy tristes” lugares que había visitado, donde 30 personas pueden estar hacinados en un cuarto sombrío, con muy poco personal para cuidarlos.

Dean primero abrió a Bello Horizonte en Escazú hace siete años, pero eventualmente necesitaba un lugar más grande. El año pasado, pusieron en venta el Hotel Cocoon en Barrio Amón, de cuatro pisos, y lo compró.

Con 44 habitaciones y una capacidad para 65 clientes, el problema del espacio fue resuelto. Y cada habitación tenía su baño privado — un gran punto a favor por un residente llamado Luis Roberto Vaglio, que se cambió del viejo centro al nuevo.

Don Roberto, de 79 años, dice, “Estoy muy feliz aquí, porque tenemos baños individuales, lo cual representa una enorme ventaja. Estoy muy feliz con mi baño privado”.

Dean hizo una renovación total del antiguo Hotel Cocoon. Cincuenta baños fueron reacondicionados para acomodar a los que usan sillas de ruedas, y una nueva rampa fue construida frente al hotel. Más de 60 cámaras fueron instaladas a través del edificio, permitiendo que los cuidadores vigilen los cuartos de los residentes en caso de una emergencia médica.

Una terraza de 70 metros cuadrados en el cuarto piso, con una vista a las montañas y al Museo de los Niños, fue construida para que los residentes participaran en actividades sociales y terapéuticas mientras toman un poco de sol. Una clínica médica fue construida en el primer piso, y también un salón de belleza para cortar cabello y hacer manicure y pedicure. Viejos sistemas técnicos, eléctricos, de agua y del ascensor fueron cambiados, y el edificio entero fue pintado de nuevo.

Hotel y Apartamentos para adulto mayor
Hotel y Apartamentos para adulto mayor

Un estilo de vida activo

Dean y Ana subrayan la importancia de las actividades terapéuticas y sociales que el centro ofrece todos los días.

“Para mí, lo que mata más que nada es la mecedora — la inactividad”, dijo Dean. “Seguir moviendo y ejercitando tu cuerpo y tu mente es lo que prolonga la vida. … Ellos no vienen a nuestro lugar para morir, vienen aquí para vivir”.

Ana mencionó el horario lleno de actividades que se ofrecen cada mañana y cada tarde, incluyendo terapia en grupo e individual, tanto físico como mental. Las actividades sociales incluyen juegos de adivinanzas, juegos de mesa, juegos de cartas, juegos de equilibrio (como Jenga), y también películas, videos de música, baile y hasta karaoke.

“También les fascina el dominó”, agregó Dean.

Un día normal incluye despertarse entre las 6 y las 8 y bañarse antes del desayuno. Algunos residentes son independientes, pero otros tienen asistentes para ayudar con el cuido personal.

A las 8 desayunan (gallo pinto, por supuesto, con todos los acompañantes), y a las 9 hacen terapia física, practicando habilidades motoras finas y gruesas, a veces en grupos y a veces individualmente. Para las 10, ya es hora para una merienda.

A las doce almuerzan (todas las comidas se sirven tipo buffet). Entre 12:30 y 2 es tiempo libre, cuando muchos toman una siesta. A las 2, las actividades agendadas son más sociales y entretenidas, y para las 3 ya es hora para una costumbre muy tica de un café con pan dulce. La cena se sirve entre las 5:30 y las 6:30, y después de eso, los residentes tienen tiempo libre para hacer lo que quieren.

Bello Horizonte tiene un convenio innovador con el Colegio de Profesionales de Nutrición de San José, desarrollando sus comidas para alargar la vida, la energía y el poder mental de sus clientes.

“Hemos empezado una cultura donde ellos no se quedan en sus cuartos”, dijo Ana. “No les obligamos a participar en las actividades, pero ellos quieren”. Dijo Ana que cuando un adulto mayor está en casa con un cuidador, esa persona les puede decir, “No se levanta, no hagas eso, no hagas lo otro”.

“Entonces piensan que no pueden hacer nada”, dijo Ana. “Se ponen totalmente sedentarios — solamente ven televisión, comen y duermen. Con nuestra terapia, es lo contrario. Los involucramos en las actividades diarias”.

“Una señora tenía dos años en su cama, y la familia creía que iba a morir, pero ahora está más viva que nunca”, dijo Ana. “Le decimos a la gente que olviden su edad y que vivan una vida nueva”.

Dijo Dean: “Uno de los problemas es que los adultos mayores se quedan sentados y no mueven. Ayer, los cuidadores levantaron a la gente, y estaban bailando y cantando, hasta en sus sillas de ruedas, durante un concierto de guitarra en vivo en el sitio. Las familias dicen, ‘Mi hermano no baila’. Pero sí lo hace, está bailando”.

Habitaciones privadas

Don Roberto, uno de los residentes más independientes aquí, llamó a su cuarto “magnífico”. Tiene su cama, una cómoda, una mesa de noche, otra mesita, un closet, su pantalla grande y una mini-refrigeradora.

A él le gusta su mini-refri porque dice que, en la hora de la cena, tiene poca hambre. “Pero a las 8:30 o 9, como galletas con salami, jamón y queso”, dice. No es una manera mala de pasar el tiempo viendo tu televisión gigante antes de acostarte.

Dice Dean que los residentes de tiempo completo traen sus propios muebles de la casa, y decoran sus cuartos con su propio arte o fotos de la familia. Pero la parte del centro que es tipo hotel, para visitantes de corto plazo, tiene todos los muebles normales que tendría cualquier hotel. La mayoría de los residentes tienen su propia habitación, aunque en algunos casos, dos personas prefieren compartir un cuarto.

Con la compra de este viejo hotel, había 20 camarotes nuevos. Dean se puso en contacto con una organización que ofrece hospedaje y rehabilitación a gente que vive en la calle, llamado Fundación Lloverá, que solamente tenía camas individuales y colchones de yoga. ¡Entonces hizo un acuerdo para cambiar los 20 camarotes por un piano! Ahora, dice que los bisnietos de los residentes a veces les tocan una serenata de piano.

Los retos del COVID

La pandemia de COVID-19 representa retos únicos para los centros de adultos mayores pero este ha sobrevivido muy bien a la tormenta.

“Hemos tenido mucha suerte”, dijo Dean. “Hemos tenido casos de COVID aquí, pero no hemos perdido a nadie, y no hemos tenido casos de COVID durante los últimos cuatro o cinco meses. Todos los residentes y todo el personal han sido vacunados, incluso yo. Somos extremamente cautelosos, con protocolos muy estrictos”.

Un resultado lamentable de la pandemia es una reducción en visitas familiares, y también en excursiones al pueblo. Las familias todavía pueden venir a visitar, con cita, pero las visitas no ocurren tan a menudo como antes.  Pero se les ofrece sesiones virtuales para las reuniones familiares, que en caso de que el residente no maneje la tecnología el personal les apoya para manejar la plataforma que las familias utilizan.

Antes del COVID, el centro ofrecía “viernes de salida”, cuando iban a un parque, al cine o a una cafetería, pero esas excursiones ahora están suspendidas. El problema, dice Dean, es que, con tantos lugares públicos cerrados, no hay a donde ir. Espera con ansias el día que los espacios públicos se abran otra vez para poder volver a ofrecer excursiones al pueblo.

Bastante personal

El personal de Bello Horizonte incluye enfermeras, psicólogo, terapeuta físico, asistentes personales, mucamas y cocineros. Cuentan con un equipo multidisciplinario para brindar un servicio de calidad.

El centro tiene alianzas con médicos especialistas y laboratorios; que les brindan apoyo las 24 horas, en caso que el residente lo requiera o la familia lo solicite. También tiene un contrato con Life Support, un servicio de ambulancia de 24 horas que puede llegar en 15 minutos en caso de emergencia.

Bello Horizonte también es un centro diurno, donde una familia puede traer a un adulto mayor entre las 8 a.m. y las 5 p.m., luego recogerlo para pasar la noche en casa. También, si una familia se va de vacación, pueden traer al abuelo para pasar tres o cuatro días aquí.

“Normalmente después de tres o cuatro días, la persona no quiere volver a casa”, dijo Dean. “Entonces no cobramos mucho para ese servicio. Nuestra meta siempre es asegurar que el cliente esté feliz”.

Bello Horizonte también funciona como un centro de recuperación de la cirugía para los turistas médicos antes de volver a casa. Los residentes aquí tienen entre 61 y 105 años, pero dijo Dean que no rechazaría a ningún paciente postoperatorio por ser demasiado joven.

El centro ofrece aseo diario, limpieza de la habitación a diario. También, lavandería de ropa, y las áreas públicas son limpiadas y desinfectadas cada noche.

Los costos para vivir aquí pueden ser tan bajos como $1.500 por mes para adultos independientes en habitaciones privadas, y hasta $3.000 por mes para los que necesitan un asistente de tiempo completo, dijo Dean.

 

Le preguntamos a don Roberto si tenía alguna sabiduría para compartir con los jóvenes, y nos dio una respuesta interesante.

“La gente normalmente rechaza las experiencias negativas que han tenido en sus vidas”, dijo. “Pero las experiencias negativas son nuestro gran maestro, lo que nos enseña a moldear nuestro carácter, nuestra personalidad, nuestra manera de ser. Tenemos que captar esas experiencias para evolucionar”.

Dirección

Bello Horizonte está ubicado en Barrio Amón, en Avenida 9 y Calle Central, cerca del Museo de los Niños. Costa Rica.

 

Información

https://www.facebook.com/hogarbellohorizonte

info@hogarbellohorizonte.com

+506 2256-6442.

Nuria Mesalles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

EKA Consultores, 2021 © All Rights Reserved